domingo, 8 de enero de 2017

la propiedad y lo apropiado

que la música es una no existe la menor duda. que la idea de géneros y taxonomía en la música es una cornucopia donde se refleja un ego enorme y deforme para imaginarse de mejor familia (si eso existe) tampoco cabe duda. cualquiera tiene derecho a tomar cualquier música y hacerla suya. solamente el tiempo dictará la verdad, y para ese momento ninguno de los actuales andará por éstos lares, y el misterio de si fuimos buenos o malos músicos será resuelto sin que nunca lo sepamos.

seamos honestos, la mayoría de los que ahora nos denominamos músicos lo somos gracias a los ingenieros, una panda de nerds que desarrollaron sistemas operativos, computadoras y programas que abrieron nuestras puertas de la percepción y nos hicieron creer algo que no es tan real: que somos músicos. el asunto que nos pone a prueba es sencillo: un simple corte de energía. cuando se apaga la energía que alimenta nuestras "maquinitas" ya no suena nada mas que el silencio... del que un gran músico real como daniel barenboim si sabe sacar provecho como bien lo dice en su libro El sonido es vida, el poder de la música.

sin embargo los músicos que se formaron como tales antes de la aparición de la computadora personal recibieron su conocimiento de otros músicos. de ellos tomaron la información necesaria para corregir y aumentar su ADN musical. eso es fácil de certificar en miles, incluso millones de personas que fueron afectadas por su magia (que es otra forma para definir la música) antes de las redes sociales.

esos mismos músicos han hecho de las computadoras una herramienta como cualquier otra. pero su piano, guitarra, gaita, flauta, armónica, acordeón, maraca o tan solo sus palmas llevando el ritmo, suenan como hace cientos de años sonaban los de bach, mozart, beethoven, ravel, robert johnson, lucho bermúdez, pacho galán o un grupo de habitantes nativos de américa, iluminados por simples velas.

una estupenda herramienta como ableton live convenció a otra panda de babosos de que eran músicos por el hecho de poner en sincronía algunos bucles (que ni siquiera grabaron ellos mismos porque no tienen la menor idea de cómo hacerlo) y hacerse masajes onánicos con uno solo de sus dedos (está bien, dos cuando son virtuosos) en una consola de dj. muchos de ellos ahora se llenan la boca creyendo que son la vanguardia de la música colombiana porque hacen bailar a hordas de tarados en pistas de baile con luces multicolores y estroboscópicas, necesarias (además de una que otra pastilla o ayuda sensorial) para no aburrirse de lo lindo con sus producciones... bueno, así las llaman ellos (bostezo).

así que para quienes creen que la música es como un juego de video, tienen sobrepeso, y tan solo usan los pulgares de sus manos (algunos, con mucha practica, logran mover torpemente los índices) les recomendamos aprender música por el camino que han trazado los músicos, es más difícil claro está, pero esa es la gracia que otorga el público a la palabra músico: el que hace magia que otros no pueden replicar y cuando lo hacen es de otra manera, las maquinitas todo lo copian igual.

dejamos algunos ejemplos de músicos, no dj's, haciendo música que no es necesariamente de posta de baile para hordas de babosos







No hay comentarios: