domingo, 13 de marzo de 2016

de piedras y diamantes

los colombianos somos unos petardos, es fácil de ver en nuestra arrogancia matizada con esnobismo y una falta de educación extrema. pretendemos ser el centro del universo cuando apenas tenemos una casa desvencijada en medio de un mal barrio. a ese fenómeno por éstos días lo llaman el síndrome de doña florinda, está claro que incluso kiko alcanza mayor madurez.

los  rolling stones vienen por única vez al país y nunca se habla de la lista de canciones que tocarán, si seguirán con lo planteado en buenos aires o santiago de chile. nos concentramos en que mick jagger hizo un paseo por el centro de la ciudad (algo que pocos bogotanos acostumbran) y para colmo decidió comer una oblea (una hostia gigante repleta de dulce de leche), de ahí no pasamos.



para continuar nos enfrascamos en discusiones bizantinas por el grupo que le abriría el concierto, que éstos, aquellos o los de más acá. de cualquier manera ninguno está a la talla. luego la seguimos criticando la aparición de juanes por invitación de los ingleses, él es un buen guitarrista y músico. no somos seguidores de juanes  ni de diamante eléctrico, pero de cualquier manera se les puede admirar por haber compartido escenario con sus satánicas majestades.



está clara la idiosincrasia de nuestro país, es triste tener que escribir en plural y decir que también somos colombianos, pero eso dice nuestro maltrecho pasaporte.