domingo, 11 de octubre de 2015

¿cuestión de imagen?

¿hay algo más divertido que ver a enrique bunbury vestido de vaquerito? él se jura el mero mero pero más parece woody de  toy story. la respuesta a la pregunta puede ser  juanes con vestido y corbata ¿acaso no eras metalero de medallo? el modelo latinoamericano en cuanto a moda se refiere siempre fue cerati, quien despotricaba de quienes negaban la moda en el escenario. él tampoco escapa a la ridiculez fashionista (horrenda palabra por cierto) en más de una ocasión. muchos dirán que los citados arriba son intocables, pareciera que la fama los blindara. sin duda son artistas de renombre y calidad (unos más que otros) pero eso no significa que no se hayan payaseado (con todo respeto por los payasos).



más divertido aún es ver a babosos colombianos que no son reconocidos ni por sus madres caminar por las calles como si estuvieran en pleno texas. la versión bunbury criolla, botas de piel de serpiente con cantidad de sonajeros metálicos, camisetas negras rasgadas, sobretodos de cuerina negra y sombreros de ala, eso sí, deben ser negros, como los que billy gibbons dejó de usar hace centurias. mejor no hablar de los metaleros porque la risa nos haría mear encima. también dejamos de lado a los chucuchucool fashion tropicalistas a rajatabla que no han pisado la playa pero si sus inmundos tapetes en sus apartamenticos de chapinero, ataviados con camisas coloridas  made in hong kong y sombreros vueltiaos de cartulina, orgullosos pues sus padres les dicen que tocan folk.


está claro que la ropa tiene algo que ver en la escena, pero no es una obligación. la honestidad se deja ver a primera vista pero en colombia las bandas primero compran el maquillaje que los instrumentos. bowie hace tiempo dejó sus alter égos en el armario, incluso marilyn manson, y ellos sabían lo que hacían, pero por éstos lares...



No hay comentarios: