domingo, 23 de agosto de 2015

carácter e independencia

no ha habido mejor momento para la independencia de los músicos que la actual, que no sean millonarios no indica que puedan ser autónomos con sus producciones. el asunto de fondo está en que sepan el significado y la diferencia de los dos términos.

hace apenas veinte años no imaginábamos lo que traería el nuevo siglo. por ese entonces existían solo un par de tiendas de música, que traían baratijas a precios astronómicos. grabar era el objetivo de todas las bandas para poder firmar con una casa disquera, hacer conciertos era un sueño húmedo.

desde hace más de diez años las bandas pueden grabarse en su propio estudio; la música puede ser exhibida en plataformas en linea; ha aumentado el número de almacenes de música y los instrumentos que venden son de buena calidad y costos pagables; el asunto está en los conciertos.

lugares donde tocar siempre pueden aparecer, el asunto es que los dueños puedan servir de guía para dar a conocer bandas nuevas como alguna vez lo hicieron héctor buitrago y andrea echeverri durante la década de los 90. de ahí a generar circuitos no suena tan difíci,. pero no se ha dado. la razón está en el público, el colombiano no tiene un criterio claro y le falta educación en todo sentido.

rock al parque es la oportunidad para que el músico colombiano (que es de gran calidad, excepto tal vez, por los textos) sea conocido por el gran público. así fue en los inicios del festival, pero desde la llegada de garzón a la alcaldía el evento se politizó convirtiéndolo en pan y circo. de ese tiempo a esta parte el malhadado público solo piensa en ver bandas internacionales que no puede pagar, así que se convirtió en asistencialismo y subvención mientras el músico colombiano es un convidado de piedra.

la solución es dejar de traer bandas internacionales y pagarles a los músicos nacionales para que el público tenga una idea de que tener carácter e independencia es dejar dejar de lado la gratuidad y dejar de comportarse como adolescentes.


domingo, 16 de agosto de 2015

rocanrol de fin de semana

para nosotros está cada vez más claro que la verdadera anarquía está en componer y producir música por nuestros propios medios para luego regalarla en la red. está de más si es punk, rock, ska, reggeae, metal o cualquier etiqueta inventada por lo mercachifles de la industria musical, que a la larga es vista como una industria más.

cuando se produce de una forma artesanal la "industria" se burla con descaro. lo que pretende es que el público se abstenga de tener control sobre lo que hace, para en su lugar "empoderarlos" a ellos con el trabajo creativo y luego gritarlo a los cuatro vientos a través de emisoras mediocres.

el público por su parte está cada vez más perdido; a pesar de vivir en la era de la información no está informado, el tiempo se le va en leer titulares y no se atreve a bucear a fondo en cualquier tema que le exija algo de esfuerzo, apenas sigue la corriente, se va por el camino del menor esfuerzo.

por su parte el gobierno dice que le apuesta a las industrias culturales (como si de un juego se tratara) en un país como colombia donde la industria propia no existe. de 45 millones de habitantes la mitad vive en la misera (el gobierno prefiere decir pobreza absoluta porque piensa que lo incrimina menos); de esos 22.5 millones de habitantes más de la mitad malviven del salario mínimo, que no alcanza a los quinientos dólares. decimos dólares porque todo se cobra al cambio de la moneda gringa. pagan por una asquerosa hamburguesa de mcdonalds diez mil pesos, eso es un poco menos de tres dólares.

tan solo el 5% de la mitad de la población tiene resuelta su situación de salud, vivienda y educación. son ellos quienes pueden pagar lo que producen las industrias culturales, pero no lo hacen porque prefieren ir en el tren de la economía mundial, y allí no caben las artesanías sonoras, musicales o fílmicas.

el resto, mientras tanto, año tras año van a rock al parque porque no tienen que pagar y pueden ver bandas internacionales, las nacionales los tienen sin cuidado. bienvenidos al pueblo del rocanrol de un fin de semana al año.

domingo, 9 de agosto de 2015

el puto amo de la anarqía

para fortuna de todos hacer documentales es cada vez más fácil gracias a las enormes posibilidades de acceso  a la tecnología que por éstos días tiene nuestra sociedad. el hecho de tener en un computador sencillo la posibilidad de crear y compartir a bajo precio es un acercamiento a algún tipo de utopía de la que Moro no hubiese podido sospechar.

un ejemplo claro es el puto amo de la anarquía, un documental que evidentemente está hecho por alguien que no ha estudiado la narración documental, aunque eso no le resta merito en absoluto. por el contrario, es la nueva versión de las pintadas hechas con frases ingeniosas y usando como lienzo los muros de las ciudades, que dicho sea de paso hace por lo menos veinte años cayeron en decadencia, por lo menos en bogotá.

el protagonista es trauma, un seguidor de las ideas de manu chao que desea ir al concierto que ofreció en cali el 31 de marzo de 2012. el fondo del discurso es la anarquía según como la entienden trauma y el realizador del documental. todo esto vestido y maquillado como amor por la música.

todo en el documental es una alabanza a la decadencia, un legado que confunden con la anarquía... como la mayoría de punks, dicho sea de paso. sin embargo lo hicieron ellos y no los intelectuales del rocanrol, los que escriben en los periódicos, los que inundan con su mal aliento y palabras torpes el espectro del FM y sus emisoras mediocres. al final del arco iris éste documental es puro rocanrol.

domingo, 2 de agosto de 2015

¡en vivo!

la relación de la expresión y las artes con la política está implícita y es evidente. en colombia el asunto lleva poco tiempo en formato de ministerio y en general se toma a la cultura como un apéndice, algo de fines de semana. tiene sentido cuando vemos a nuestro país hundido en la pobreza de espíritu, la decepción y la rabia, por no hablar de que lo básico aún no está resuelto. salud, educación y vivienda están en obra negra.

sin embargo hay esfuerzos por encontrar mejores terrenos y no somos quienes para demeritar cualquier emprendimiento por encontrar algo de unión y armonía; que buena gente sí hay en el país, aunque enferma, inculta y sin techo por gracia de la desigualdad... pero ese es otro tema.

por coincidencia vimos que el ministerio de cultura está publicando una serie para ayudar a los músicos jóvenes a encontrar un camino en la música... a pesar de todo lo dicho. en el único capítulo que hemos visto hablan de la importancia de tocar en vivo (nunca hemos pensado en la posibilidad de tocar en muerto) y lo toman desde la perspectiva del deber ser. para generar algo de empatía con el público joven entrevistan a algunas "celebridades" criollas hablando de la importancia de hacer conciertos. todos se quedan en frases de cajón y es evidente la manipulación de la entrevista para llegar al  lugar que le interesa al ministerio, aunque ese lugar no exista en colombia, ni el ministerio haga algo a favor que no sea demagogo. está claro además que la expresión verbal y el carisma de nuestras celebridades deja mucho que desear.

en resumen dicen que tocar en vivo es lo más importante del planeta, que las grabaciones no son tan importantes, que no hay nada como la relación con el público. sin embargo el ministerio hace pocos conciertos, y de ellos no hay registros en video ni audio. pareciera que el ministerio le hace un guiño a un par de festivales donde la entrada es excesivamente costosa además de que los artistas nacionales siempre se quejan de que a ellos el público no los va a ver, claro, parece que prefieren a nine inch nails...

nos preguntamos cómo los stones o led zeppelin, incluso los beatles son tan apreciados en nuestro país si ninguno de ellos ha venido a ofrecer un recital y los conocemos tan solo por las grabaciones.