domingo, 7 de junio de 2015

farsa DJ

el fenómeno de la música electrónica de baile EDM nos hace pensar en el fenómeno que fue la música disco en la década de los setenta. es verdad, por ésos días ya respirábamos, y en nuestra tierna y atarbana infacia era habitual escuchar a kiss seguidos por algún éxito de donna summer, y ni hablar de los insufribles bee gees. pero el destino es curioso y cuando volteamos a mirar al pasado, corriendo el riesgo de terminar como estatuas de sal, notamos que lo que parecía gigante ahora es casi inexistente. eso le pasa a todos los niños cuando deciden aceptar el curso de la vida y crecen.




no era extraño escuchar al mundo del rocanrol denostar a la pista de baile de la música disco. también era posible ver a divas del rocanrol rendirse al encanto de la música en boga para ganar nuevos seguidores, kiss, los stones y muchos otros arrastraron sus culos polvorosos por la pista de baile. visto a la distancia es obvio que se trataba de envidia por la cantidad de dinero hecha en muy poco tiempo y sin necesidad de hacer grandes giras de promoción. lo cierto es que siempre ha existido campo para todos, sobre todo si hay verdes petro-dólares de por medio.



no se puede negar la calidad de los músicos de la era disco. grandes cantantes, compositores, arreglistas y productores que dejaron huella y legado gracias a la calidad insuflada en sus trabajos. debemos recordar que era la época de los sintetizadores, pero no existían secuenciadores, plugins ni computadoras para hacer su trabajo. eran músicos que tocaban, por eso los productores buscaban calidad antes que imagen.



está de más hacer la comparación con el mundo de los DJ´s que tan solo insertan una memoria usb en un computador y con eso estafan a los ilusos que no bailarían de no ser por la ingesta de pastillitas de colores que los ayudan a ver hadas donde ni siquiera hay elefantes rosados. instrumentos no hay, tampoco voces, tan solo sonidos de papas fritas de mac donald´s (no las hechas en casa, por supuesto). es el sino de los tiempos, nada más.




No hay comentarios: