domingo, 24 de mayo de 2015

artesanos del rocanrol vs selfies superstars

desde hace quince años el mundo de la música anda dando tumbos a pesar de estar viviendo su mejor momento en la historia. por desgracia la generación de ¿artistas? que se amarran los cordones de los zapatos desde sus teléfonos celulares, a quienes consideran inteligentes, no lo han entendido. creemos que la solución es vivir con las ventajas de otro momento del tiempo, pero eso es más fácil para quienes venimos del mundo analógico que para los selfies superstars.

tener el estudio en casa es una maravilla, es como poder tomar la pluma y escribir en cualquier momento. la llegada de las portastudios desde la década del noventa nos mostraron que éramos artesanos más que industriales del rocanrol. pero ésas eran las épocas de la baja fidelidad, luego llegaría la alta calidad de grabación en los estudios caseros a bordo de las computadoras. cincelar sonidos para intentar encontrar una canción nos hacía sentir (y aún lo hace) como diletantes renacentistas que no debían vivir al amparo de reyes ni tocando en cantinas de esquina para conseguir algo de limosna. sin embargo muchos anhelan encontrar en las multinacionales discográficas a esos reyes dueños de cantinas, que para colmo ni putas tienen ya para poder negociar aunque sea con la carne. una canción, un polvo en un baño maloliente con alguna groupie deslucida y borracha.

el hecho de ser latinoamericanos, y específicamente colombianos, nos tiene estigmatizados. ¿alguna película colombiana que no hable de conflicto o pornomiseria tiene éxito en el exterior, o incluso en el mismo país? hasta el momento la historia dicta que no es así. no es muy diferente en el rocanrol, si no tocas marimba chonta o tiple mezclados con beats electrónicos no suenas a colombianos creativo avant-garde. volvemos a estar en en mejor lugar, fuera del margen, donde mejor respira el rocanrol. pero la mayoría prefiere la zona de confort y música para planchar, escuchar en el supermercado y en el mejor de los casos para follar. insistimos en que no es asunta de marimbas o tiples, está claro que uno de los más grandes rockstars del país es jorge velosa.

nos declaramos artesanos del rocanrol.





domingo, 17 de mayo de 2015

¿falta de cordura latinoamericana?

hace poco veíamos en youtube una terrible entrevista hecha por un ¿periodista? colombiano a una banda venezolana de pop actual, ahora a eso lo llaman alternativo. todo se desarrollaba en miami, claro está. uno de los integrantes de la banda se llenaba la boca diciendo que en venezuela se estaba viviendo el momento más importante de la música en el continente. luego de insultarlo como es debido decidimos dejar de ver ese arremuesco de programa por falta de carisma mutuo... con el presentador.

pongamos algo en claro. desde que se puede hacer música en cualquier computadora cualquiera puede grabar un disco. un PC (mejor un notebook pro para ser más snob), una copia pirata de fruity loops y un imbécil (lo que no es muy diferente de DJ) es la ecuación perfecta para creer que tu cuadra es la más creativa del barrio. por lo menos juanes toca la guitarra y shakira bambolea las nalgas.

por supuesto que es el mejor momento de la música de todos los tiempos en el mundo entero. pero eso implica ser aún mejor músico, o por lo menos músico de verdad, no se dejen llevar por la emoción, desde que existe word no hay mejores escritores. escribir, componer y producir canciones no es algo que salga de una máquina, ella tan solo le facilita la tarea a los que saben hacerlo. así que recomendamos no perder la cordura, es mejor ser consistente en lo que se hace y no creerse scorsese porque grabaste un video con tu cámara canon y se ve increíble sin que tengas que hacer nada.

viernes, 1 de mayo de 2015

jimmy page da vuelta a las páginas

todos estamos de acuerdo en que jimmy page es un gran forajido del rocanrol gracias a led zeppelin. sigue siendo leyenda sin tener que abrir la boca, más aún cuando acepta ser entrevistado por the guardian. compartimos hora y media de entrevista con el héroe de las seis cuerdas y la produccción.