sábado, 30 de noviembre de 2013

artaud, hace cuarenta años

en países como el nuestro (colombia) es  un contrasentido hablar de la importancia que tiene la memoria, tal vez por eso nos matamos una y otra vez sin atrevernos a enfrentar nuestra enfermedad social. en ese vaivén en que todo pasa tomamos algunas fotos y luego las tiramos. luego reinventamos la rueda una y otra vez y nos creemos los reyes del mundo. por fortuna no pasa lo mismo en todas partes.

han pasado cuarenta años de la presentación de artaud, el disco de spinetta que los argentinos veneran, y razones no les faltan. dejamos con ustedes un documental sonoro en el que escuchamos al flaco hace cuatro décadas tocando por primera vez las canciones tan solo con una guitarra. valioso sin duda.

lunes, 11 de noviembre de 2013

springsteen y yo

tan solo los bucaneros más indoblegables superan la treintena y siguen haciendo rocanrol, sin que por esa razón su música pierda la rebeldía necesaria. un ejemplo prístino es bruce springsteen, quien se vio en el borde de su carrera hasta que publicó born to run en 1975, un punto de giro del que no ha perdido el impulso.

con cuarenta años de carrera es innegable la marca que su música ha dejado en el planeta entero. eso se ve claramente en el rockumental springsteen and i publicado ésta año. allí vemos a su público real, amas de casa, trabajadores de fábrica, mujeres que manejan camión, entre otras. tiene gracia la realización que es hecha por los mismos seguidores del artista con sus propios medios, la mayoría (si no  todos) grabados con sus cámaras caseras o de celular.

hay que verlo para entender el enorme influjo que puede tener un artista en la humanidad durante mucho tiempo y la emoción que genera.

sábado, 2 de noviembre de 2013

rock al parque méxico y argentina

nos preguntamos cuáles han sido los beneficios de las giras de rock al parque en méxico y argentina. hay varios aspectos para verlo: la promoción, el impacto y el dinero. vamos por partes, como dijo jack el destripador.

en cuanto a la promoción nos parece una majadería. ¿No es suficiente para cumplir tal objetivo contar con tres días de bandas y un enorme caudal de gente y cubrimiento de medios? aun así en el exterior el festival es visto como una buena vitrina para las bandas internacionales, un error si consideramos que está hecho para dar a conocer a las locales, de las que poco se habla. en conclusión, bogotá no es tan rockera como lo son buenos aires o el D.F.

el impacto por ende es minúsculo, a pesar de contar con todo el andamiaje y la parafernalia. debemos admitir que ésto no es hyde park, aunque los organizadores (que parece tienen una camiseta que reza: soy esnob e imbécil) quieran pensar lo contrario. llevar a bandas con un público nacional (léase reducido en los medios internacionales) mediano y poco fiel no es señal de mucho en el exterior. ¿porqué esas bandas no han tenido éxito internacional? eso le pasa a muchas bandas de gran calidad en todo el mundo. también sucede que su momento ya pasó o que no son tan buenos como lo pensamos. aparte están los aterciopelados que con sus nuevos discos  no han tenido el impacto del inicio, aun con ellos en el cartel el local estuvo prácticamente vacío en el D.F.

¿porqué entonces gastar dinero público en obligar al público internacional a aceptarlos? demagogia simplemente. rock al parque se usa como bastión político y se aprovecha el erario público para tales asuntos. creemos que ese dinero se ha perdido, si las 1280 almas (que cerraron en varias ocasiones el festival, gracias a su buena relación con doña bertha, en la alcaldía) no lograron que los porteños se movilizaran, está claro que el festival le miente a las bandas. no hay banda de rock colombiana que tenga un movimiento sólido. las almas nunca han llenado por si mismos un local similar al luna park en colombia, por ende el cierre con cientos de miles de asistentes no ha sido por ellos sino por la promoción del evento, en conclusión es un pajazo mental que no corresponde a la realidad.

para terminar tenemos claro que el asunto no corresponde solo a las bandas, el público colombiano no es fácil. la falta de dinero, cultura, conocimiento musical y compromiso con las bandas es mínimo, así que no se quejen por las consecuencias. a un mes del festival ya nadie se acuerda y tan solo esperan los tres días rockeros del año entrante.

p.d. ¿porqué las 1280 almas cerraron el festival en 2012 pidiendo que no los volvieran a invitar pero aceptan irse a Baires con dinero del estado (como concejales o congresistas) a representar el evento? nos suena a demagogia en desafinado tono de ska.