martes, 27 de agosto de 2013

sin afanes pero con rush

el rocanrol canadiense no ha perdido la fuerza. la honestidad se mantiene en la música creada en esa parte del planeta. dicen que los gringos los tratan como idiotas, pero mucho tememos que la verdad sea al revés, aunque los gringos no se den por enterados, como en muchos otros temas. eso de no mirar más que el propio ombligo es algo serio.

dentro de esas bandas canadienses debemos nombrar a rush, quienes no son muy escuchados por éstos lares tragatendencias de colombia. es una banda extraña, todos sus miembros son carismáticos y sobresalientes, son realmente un equipo que no se ha visto dañado por el eterno tema de la egolatría. aparte de eso hay que anotar que no generan escándalos para llamar la atención. aun así son venerados en todo el planeta.

además de pasar como cualquier hijo de vecino, nos entusiasma la idea de ver a un personaje cono neil peart, quien además de ser un baterista descomunal dedica su tiempo a escribir libros que no necesariamente tratan de sexo, drogas y rocanrol, más bien parece un guía zen. nada de modas ni poses, lo que ves es lo que obtienes.



llevamos meses escuchando clockwork angels, su trabajo más reciente y seguimos encantados. posiblemente las nuevas generaciones (y o z, nosotros somos de la x) los encontrarán demodé porque no usan beats electrónicos o un pinche dj, peor para ellos por idiotas. en muchas partes del planeta los jóvenes los siguen a muerte.




lunes, 19 de agosto de 2013

la maldita primavera

para retomar la forma y entrar en calor hemos decidido hacer una versión libre de la canción cantada por yuri en la década de los ochenta. a continuación nuestra adaptación de la letra.

la maldita primavera

fue más o menos así:
la cámara grabando bajas pasiones
y se reía de mi, dulce embustera
la maldita primavera

¿qué queda de un sueño porno sin ti?
de repente me despierto y te has ido
aun hay carmín sobre mi
toco mi cuerpo como si el amor mordiera
 y aunque cayera, al tocarme
pienso en ti

si para seducirte ahora
volverá la maldita primavera
qué sueño si para desnudarte 
basta una hora
pasa ligera la maldita primavera
pasa ligera, me hace daño sólo a mi

lo que tu paso dejó
es un beso que dispara el sexo
tus dulces caricias con la ropa fuera
un liguero que venero
y aunque yo muera
al tocarte piensa en mi

si para seducirte ahora
volverá la maldita primavera
qué sueño si para desnudarte 
basta una hora
pasa ligera la maldita primavera
pasa ligera, me hace daño sólo a mi

déjame amarte como si no te quisiera
y cuando muera 
al tocarte piensa en mi

¿que importa si olvidarte me lleva una hora?
pasa ligera la maldita primavera
pasa y no espera no la puedes evadir
la gran puta primavera


domingo, 11 de agosto de 2013

estar, no estar y nunca irse

ver caer a los héroes no es algo fácil. es curioso como los héroes ajenos se convierten en propios cuando caen en lo que consideramos una desgracia en la que, de alguna manera, los terminamos acompañando con un gusto agridulce en el corazón. más difícil aun, aunque bello por encima de todo, es ver a las madres y padres de los héroes al lado de su cama cuidando un amor eterno.

sentir la fuerza de lilian clark, madre de gustavo cerati, escuchándola decir que su hijo volverá porque es un leoncito que no se rinde fácil es motivo de lágrimas extrañas.



algo similar ocurre con la familia que cuida con amor a jason becker el guitarrista virtuoso que fue parte de cacophony y david lee roth, y que según la ciencia debió morir hace unos quince años. no hay palabras para describir verlo hablar con la única parte del cuerpo que puede mover, los ojos.



la pregunta que surge es si esa vida compleja es una prueba para ellos o para nosotros. ¿porqué razón pasan por eso? tal vez para mostrar la verdadera razón de un héroe, la humanidad.