domingo, 18 de noviembre de 2012

el activismo atarbán

el activista es alguien que sale por voluntad propia de un estado de comodidad para tomar acción sobre temas que competen a la humanidad. es evidente que las grandes celebridades tienen más sencillo el asunto, pues no deben esforzarse tanto en llamar la atención sobre esos temas que a todos nos competen pero que nadie hace nada por cambiarlos, aunque de dientes podridos para fuera finjan ser comprometidos. el espíritu atarbán está ligado al respeto por lo correcto, aunque no siempre sea evidente.

luego de ver y escuchar a charly alberti hablar del tema del cambio climático y de su iniciativa R21, nos identificamos de inmediato con el ex baterista de soda estéreo. aunque evidentemente somos unos "don nadie" queremos dejar por escrito algunas de nuestras sanas costumbres, porque el activismo no es solo para las grandes y rutilantes estrellas del espectáculo, también estamos los de la calle, los de a pie, los invisibles que al la larga somos mayoría y también hacemos algo para evitar que los seres humanos destruyamos el planeta.

para comenzar usamos bicicleta a  diario, no somos de los que sacamos la 4 x 4 para ir a la panadería de la esquina (de hecho las 4 x 4 nos parecen de muy mal gusto, aunque en nuestro país se piensa lo contrario). para los trayectos largos unos usamos motocicletas de bajo cilindraje y otros transmilenio (a pesar de las quejas que se le quieran achacar). la ventaja de no tener carro es que no desperdiciamos agua lavándolo. hacemos el mayor esfuerzo por ahorrar agua al lavar la loza (sí, lavamos la loza que usamos, nos parece que tener sirvientes es de pésimo gusto). por otra parte somos conscientes del alto uso de energía cuando estamos en el estudio, a nuestro favor solo podemos argumentar que intentamos convertir esa energía en música, por fortuna nuestras nalgas no son celulíticas por estar sentados todo el día frente al televisor o la computadora.

por otro lado no estamos de acuerdo con el maltrato animal. nos incomoda ver a perros actuar como policías en las entradas de los centros comerciales o incluso de unidades residenciales. desaprobamos por completo las corridas de toros (aunque nuestra rancia clase emergente considere que es cuestión de elegancia). no queremos hoteles en nuestras (porque son nuestras) reservas naturales. no queremos más minería a cielo abierto.

confiamos en su cordura para ser activistas, y realmente dejar un mejor mundo para los pequeños que pueden o no ser nuestros hijos.

R21: http://www.r21.la/