domingo, 30 de septiembre de 2012

nuevos tiempos, adáptate belcebú

andrés, el autor del estupendo blog reseñas sonoras nos envió, vía twitter, un artículo publicado en diario el país de españa, pues el creía (y razón no le faltó) que sería de nuestro interés. el artículo lleva por título "este (no) es el futuro de la música" y se ajusta  perfectamente a uno de nuestros temas predilectos: la independencia en la producción de la música por éstos días.

el crowdfunding es una estrategia para poder llevar adelante proyectos que necesitan de una cantidad de dinero fuera de lo común para ser realizados. el método es sencillo, tan solo se inscribe el proyecto en un sitio como kickstarter y la gente del común  interesada (también llamada público), da dinero que tendrá algo como compensación una vez el proyecto sea llevado a cabo. es una bella forma de compartir un sueño y de hacer partícipe a los seguidores fieles.

en el caso del artículo, amanda palmer, una conocida y talentosa artista, logró recolectar una más que generosa cantidad de dinero donada por sus seguidores. sin embargo, una vez tuvo el dinero en sus manos decidió que no le pagaría a sus músicos, pues, según según la artista, ya era suficiente pago que compartieran el escenario con ella. como quien dice "somos amigos hasta que yo tenga tu dinero". luego, por la presión del público, tuvo que cambiar de opinión.

queda una pregunta en el aire ¿es realmente costoso grabar un disco por éstos días? sería un error generalizar. por ejemplo, grabar a una orquesta de cien músicos en un auditorio no es igual que grabar música electrónica en cualquier computador. por otra parte es curioso ver como luego de superado el primer proyecto los siguientes ya no tienen en cuenta a sus fieles seguidores. en el país hay un ejemplo claro de una banda (que no será nombrada) que luego de recibir la ayuda monetaria del público, firmó con una multinacional, grabó tres discos y luego volvieron a ser "independientes" retomando la idea de pedir dinero a sus fans acérrimos, pero ya no les funcionó.

en nuestra opinión el rocanrol es un asunto más artesanal, no importa la tecnología que haya de por medio, está dicho en rattle and hum, el documental de los multimillonarios integrantes de U2 donde dicen: "dame tres acordes, una guitarra roja y la verdad". esa, sin duda, es la fórmula. sin embargo el dinero y la fama cambian las perspectivas (empezando por los irlandeses de U2) de los artistas en cuestión, pero no deja de ser paradójico, porque también pierden la gracia en sus nuevas producciones.

así que adáptate belcebú porque los niños ya no regalan su dinero, debes regalarles tu música... ¿así no te gusta?

No hay comentarios: