domingo, 9 de septiembre de 2012

intolerancia musical

la intolerancia es inherente al ser humano, de eso no hay duda. algunos representantes de la humanidad no toleran la alegría de otros, o el color de la piel de los otros, o que los otros no piensen igual. a pesar del cacareado adelanto tecnológico, nuestro desarrollo mental y espiritual deja todo que desear.

ya hemos visto cómo el caso de  las pussy riot ha puesto de nuevo sobre el tapete la arrogancia de los que creen tener el poder en sus manos. a pesar de que éstas mujeres no hagan una música realmente conmovedora, han logrado prenderse como ladillas a los genitales de putin y sus ideas extremas, absurdas y falsas. ¡esa es la función del rocanrol!

el mundo entero ha observado, gracias a la internet, la valentía de éstas mujeres que tienen los ovarios puestos en su lugar, arremeter contra la estupidez y arrogancia de los que tienen mentes débiles pero muchas armas que asustan a un país entero. en colombia no es muy diferente, el nuestro es un país de mujeres fuertes pariendo manadas de imbéciles que aprenden a sostener un fusil antes que un lápiz. no hablemos de las ideas que pueden sostener sus pesadas testas.



sin embargo, y por desgracia, la intolerancia no es solo de los gobernantes, también es alimentada por los ciudadanos que reniegan de ciertos tipos de música. el reggaeton es un ejemplo claro de eso. muchos legionarios del rock en sus diversas formas que despotrican del ritmo en cuestión olvidan que en sus inicios el rocanrol tenía el mismo estigma del reggaeton, y por razones similares: vocabulario explícito, textos referentes al sexo y a la liberación. la diferencia es que en esos días eran los padres los que renegaban, había cierta brecha generacional que podía justificar su forma de actuar y de pensar. en nuestros días los detractores son personas de la misma edad, pero de diferente condición socioeconómica. en nuestra atarbana opinión eso es un retroceso que refleja de alguna manera las tensiones que se generan en nuestras ciudades por las culturas y comportamientos. no olvidemos que Hitler también fue intolerante y creía que estaba haciendo lo correcto.

los dejamos con el adelanto de un documental venezolano que trata el tema del "tuki", un nuevo ritmo electrónico creado en los barrios marginales de caracas que ha generado animadversión en ciertos circulos "elitistas" de la ciudad caribeña.

No hay comentarios: