domingo, 19 de agosto de 2012

el estigma de los ochenta

es curioso ver como las nuevas generaciones reniegan de sus progenitores, es un fenómeno habitual que lleva a encontrar nuevos caminos a la expresión artística. sin embargo es más curioso aun ver cómo la siguiente generación vuelve sobre los pasos de sus abuelos, pues definitivamente quieren dejar atrás la influencia de sus padres. y así continuará la historia como en un eterno bucle (loop para los esnobs). ¿esperando a godot?, tal vez.

debido a nuestra atarbana curiosidad (nos tiene sin cuidado si algunos gatos fallecen en el camino) seguimos blogs independientes que nos informan de las novedades en la música. hemos llegado a la conclusión que las tendencias son de lo más divertido, haciendo que las colas de las lagartijas presenten mordeduras.

no es extraño encontrar a nuevos artistas desdeñando lo que se hizo en décadas precedentes, como la de los ochenta en el siglo pasado, así que prefieren copiar lo que pasó en los 70 o 60. unos pocos se definen por los 50. ir más atrás resulta muy complejo pues implica estudio e investigación y no está dentro de las "tendencias".

cuando escuchamos a los nuevos artistas que (según algunos) revolucionan la música actual, nos sentimos como en un  déjà vu desacertado de los ochenta. no llegamos al final de las canciones que según los ¿expertos? nos llevarán al otro lado del arco iris, resultan insoportablemente aburridos. la pregunta inmediata es ¿porqué critican algo sino lo pueden hacer mejor?, ¿cuántas veces descubrirán la rueda?, ¿porqué se emocionan y creen estar mojados con una lluvia que pasó hace más de veinte años?, ¿porqué creen que somos imbéciles?, ¿porqué piensan que no había nada en el mundo antes que ellos nacieran (imbéciles)?.

¿en dónde estará el chapulín colorado que nos venga a rescatar de la ingenua modorra de la música actual?


No hay comentarios: