domingo, 27 de mayo de 2012

un héroe oculto en lilyhammer

cuando se buscan respuestas y se está lo suficientemente bien desorientado se llega al lugar deseado, aunque sea el menos esperado. por éstos días, por lo menos desde la entrada del nuevo siglo, no hay vendimia de héroes en el rocanrol. la solución habitual es mirar atrás, con el riesgo subyugante de quedar convertidos en estatuas de sal.

si, como dicen, detrás de todo gran hombre hay una gran mujer (¿no sería más apropiado decir debajo,encima o incluso adelante?), junto a cada gran músico hay grandes músicos, en buena medida gregarios, lo que los hace aún más grandes. un buen ejemplo es steve van zandt, el legendario guitarrista del no menos legendario bruce springsteen.

sobran los comentarios al respecto de un grande de las seis cuerdas (grande no significa virtuoso). muchos lo reconocerán por su participación en la serie de televisión los soprano (sí, también es actor niños). da gusto atarbán ver como estos camaleones transmedia dejan ver su talento en cualquier escenario, tiene sentido. en nuestro país los ejemplos son paupérrimos y en exceso arrogantes para sus magras virtudes.

pues el año pasado  van zandt se estrenó como protagonista de una serie noruega llamada lilyhammer, que no tiene desperdicio. recomendamos la lectura de una entrevista que concedió el gángster de la E street band  al periódico el país de españa, donde podemos ver como alguien que tiene clara la idea del rocanrol ve la situación actual de la música.

valga la oportunidad para decir que el rocanrol es en esencia gangsteril, en el buen sentido...




1 comentario:

Karla dijo...

Me encanta esa equiparación del rock con lo gansteril. Claro que sí.