miércoles, 16 de marzo de 2011

los buenos tiempos

para poder entender el buen momento por el que pasa la música del mundo en la actualidad, es buena idea revisar la historia para luego hacer relaciones y comparaciones.

hace sesenta años era impensable grabar un disco en casa, se tenía que pagar un estudio; hace cincuenta años además de pagar el estudio convenía pagarle a un productor y a un ingeniero  de sonido, para que eso fuera posible era necesario venderle el alma al diablo (que en muchas ocasiones fueron las casas discográficas); hace cuarenta años el rocanrol dejó de ser contracultura y entró en la corriente del mercadeo, haciendo que las superbandas opacaran a otras también superbandas pero con menos promoción y exposición; hace treinta años el video asesinó a las estrellas de la radio; hace veinte años no se produce música que sorprenda al planeta: hace diez años podemos grabar en casa, crear nuestro propio sello, hacer mercadeo a bajo costo vía internet, publicar videos en youtube, promocionar la banda con facilidad a todo el planeta y mantener al tanto de nuestras actividades a nuestros seguidores, sin importar su número y sin tener que ser una superbanda.

está claro que el asunto se fue complicando con el tiempo, curiosamente mientras el negocio se hacía más jugoso para los sanguinarios merchachifles (¿recuerdan al coronel que manejaba a elvis y al salvaje que hacía lo mismo con led zeppelin?) que hacían imposible acercarse a los medios de producción, siguiendo la ecuación "alta demanda y poca oferta hace que los precios suban", sin embargo cuando se democratizó la producción (entiéndase tener buenos equipos de grabación a bajo costo), los matones de la cuadra comenzaron a llorar, alegando que el negocio era injusto.

¿a qué vamos con esto?, sencillo, tenemos la oportunidad que no tuvieron los que perdieron el pulso hace veinte, treinta y cuarenta años, a pesar de ser buenos músicos y seguramente buenas personas. ¿entonces porqué no hacemos la mejor música que podamos, mientras podamos?, ¿qué pasaría si estuvieramos bajo un régimen dónde nos censuraran sitios como myspace o reverbnation y no pudieramos difundir libremente nuestro trabajo?

no siempre, y en todo, los pasados fueron tiempos mejores.

No hay comentarios: