miércoles, 24 de noviembre de 2010

la radio y las estadísticas

como muchos de ustedes, los atarbanes crecimos escuchando la radio como fuente de entretenimiento y de información musical, ya que por esos días sin internet y sin canales de televisión especializados en música sólo las pocas emisoras que pasaban rocanrol nos mantenían casi al día. ¿conclusión? no había mucho de donde escoger.


los artistas de esas épocas tenían una enorme exposición, razón por la cual sonaban muchas veces al día en las emisoras mencionadas. diez canciones eran suficientes para un disco, y con una o dos canciones que llegaran a los listados era suficiente para convertirse en una rutilante estrellita adorada por las grandes casas disqueras. ya no es así.


con la llegada de internet 2.0 las oportunidades para los artistas se ampliaron, ahora es fácil encontrar cientos de buenas bandas estupendamente producidas, sin embargo esa abundancia y variedad no se refleja en las emisoras actuales, son muy pocas las novedades, y no hablemos de la producción independiente porque es casi nula en las radiofrecuencias (excepto, claro está, que sean artistas de vieja data que ahora son independientes).


las emisoras insisten en hacer listados porque es una buena forma de atraer al público y detrás a los anunciantes, sin embargo eso no parece generar ventajas económicas para las bandas independientes, que se enorgullecen de estar en los primeros puestos (y tienen porqué estarlo) pero no logran traducir ese momento de prestigio en billetes que puedan comprar víveres para llenar el refrigerador, así comienzan a roerse las ilusiones. ¿y entonces para qué los listados y los 48 segundos de fama que prodigan?


por otra parte ante la facilidad de acceder a la música (ya sea legal o ilegalmente) en la red y al uso extendido de reproductores de mp3, pareciera que la radio comienza a perder terreno. tal vez esa sea la razón por la que ahora la música no es la protagonista, sino los locutores (de todas las calañas y pedigríes) que hablan como pericos, llenando el aire de palabras bobas, intentando mantener cautiva a la audiencia. la mayoría payasean como adolescentes lampiños de carisma, ideas y buena formación. ¿alguna alternativa?, internet y las redes sociales, donde las estadísticas son mas transparentes y la interacción es directa. A pesar de eso la red no lleva listados de éxitos, pues los públicos ya no son homogéneos.

No hay comentarios: