viernes, 16 de julio de 2010

para vivir de la música



la música como cualquier profesión, necesita de vocación, los atarbanes definimos la vocación como lo que una persona haría con gusto sin que le pagaran. sabemos que en estos días eso suena de locos, pues nos estamos acostumbrando a querer vivir como las grandes estrellas que vemos en la televisión.

sin embargo nos encontramos en una encrucijada, en latinoamerica tenemos mucha música, tal vez mas que en el resto del planeta, pero no logramos hacer dinero con ella, y los pocos que lo consiguen habitualmente son parte de grandes casas disqueras, ¿pero qué hay de los artistas independientes? .


es habitual que algunos músicos no se preocupen por la economía que los rodea, los entendemos pues el tema es mas bien aburrido, pero les recomendamos tomar cartas en el asunto si quieren dejar de quejarse frente a la mala situación en que nos encontramos frente a otras profesiones.

en nuestra opinión creemos que por el momento nuestra manera de hacer música en colombia es artesanal, lo que no es malo de ninguna manera, el punto es saber desarrollar esas habilidades en una industria, y somos enfáticos en decir que no debemos esperar que alguien nos ayude, debemos hacerlo por nuestros propios medios.

una de las maneras es formalizar un gremio donde los músicos (sin importar el género musical) se apoyen conjuntamente. sabemos que eso suena a utopía, e incluso a politiquería, pero debemos señalar que en los países en donde la producción de música tiene mayor respeto y valor monetario, es así como funciona. la pregunta clave es ¿cómo hacerlo para que funcione más de diez minutos, en un país donde la palabra tiene poco o ningún valor?

otra manera debe provenir de parte del estado, creando, a través del ministerio de cultura, políticas transversales que ayuden al medio. sobra decir que lo hace con otro tipo de industrias que incluso no son amigas del medio ambiente, entonces ¿porqué no con la música?. el cine tiene beneficios en nuestro país gracias a una ley de fomento, es curioso que lo hayan hecho con un arte tan costoso y en el que no tenemos mayor tradición, fácil acceso, ni calidad, en lugar de comenzar con la música, que está extendida por todo el territorio, es más barata en su producción, genera beneficios económicos y sociales, además de ser reconocida en el exterior por su calidad.

el tema queda sobre la mesa, ahora debe seguir la acción.

1 comentario:

Michelle Durán dijo...

Yo lo único que se es que ...
de pequeño te decían : "mirar y no tocar" .
Y la música se mira, se escucha , se siente , y se toca .
¡Es perfecta !