lunes, 26 de julio de 2010

el mestizaje en el rocanrol

la comunicación es algo inevitable para el ser humano, lo hacemos por el contacto, por la palabra, por la mirada,  por los gestos, con el color, las formas, los sonidos y todo lo que esté a nuestro alcance para lograr expresar lo que sentimos en un momento dado y por una situación en particular.


cuando conocemos personas que no son de nuestra cultura y logramos establecer una buena comunicación con ellas, acostumbramos recibir y adoptar algo de lo que son, algo de su cultura, posiblemente para recordarlos y recordar esa buena emoción que nos han causado.


la música no es la excepción, cuando está viva tiende a mezclarse de la misma forma que lo hacemos con las personas; instrumentos, ritmos, y bailes entran en contacto para generar algo nuevo, diferente y agradable.


sin embargo existen diversas formas de ese mestizaje en la música, en un primer momento se sobreponen elementos, dando como resultado un collage, una colcha de retazos en donde es fácil  reconocer las partes yuxtapuestas.


otra forma es similar a poner todos los elementos en una licuadora, el resultado final es una fusión en donde no podemos distinguir cada uno de los ingredientes que dan como resultado ese sabor tan particular.


cualquiera que sea el método utilizado, puede tener alguna clase de éxito, lo único que no puede faltar es la honestidad frente a lo que se hace. solo el tiempo y la huella que esa música deja en la gente, pueden juzgar y darle vida a esa nueva música mestiza en permanente cambio.

viernes, 16 de julio de 2010

para vivir de la música



la música como cualquier profesión, necesita de vocación, los atarbanes definimos la vocación como lo que una persona haría con gusto sin que le pagaran. sabemos que en estos días eso suena de locos, pues nos estamos acostumbrando a querer vivir como las grandes estrellas que vemos en la televisión.

sin embargo nos encontramos en una encrucijada, en latinoamerica tenemos mucha música, tal vez mas que en el resto del planeta, pero no logramos hacer dinero con ella, y los pocos que lo consiguen habitualmente son parte de grandes casas disqueras, ¿pero qué hay de los artistas independientes? .


es habitual que algunos músicos no se preocupen por la economía que los rodea, los entendemos pues el tema es mas bien aburrido, pero les recomendamos tomar cartas en el asunto si quieren dejar de quejarse frente a la mala situación en que nos encontramos frente a otras profesiones.

en nuestra opinión creemos que por el momento nuestra manera de hacer música en colombia es artesanal, lo que no es malo de ninguna manera, el punto es saber desarrollar esas habilidades en una industria, y somos enfáticos en decir que no debemos esperar que alguien nos ayude, debemos hacerlo por nuestros propios medios.

una de las maneras es formalizar un gremio donde los músicos (sin importar el género musical) se apoyen conjuntamente. sabemos que eso suena a utopía, e incluso a politiquería, pero debemos señalar que en los países en donde la producción de música tiene mayor respeto y valor monetario, es así como funciona. la pregunta clave es ¿cómo hacerlo para que funcione más de diez minutos, en un país donde la palabra tiene poco o ningún valor?

otra manera debe provenir de parte del estado, creando, a través del ministerio de cultura, políticas transversales que ayuden al medio. sobra decir que lo hace con otro tipo de industrias que incluso no son amigas del medio ambiente, entonces ¿porqué no con la música?. el cine tiene beneficios en nuestro país gracias a una ley de fomento, es curioso que lo hayan hecho con un arte tan costoso y en el que no tenemos mayor tradición, fácil acceso, ni calidad, en lugar de comenzar con la música, que está extendida por todo el territorio, es más barata en su producción, genera beneficios económicos y sociales, además de ser reconocida en el exterior por su calidad.

el tema queda sobre la mesa, ahora debe seguir la acción.

lunes, 12 de julio de 2010

la música no tiene nacionalidad


los seres humanos no escogemos el lugar dónde nacemos, sin embargo una vez pertenecemos a determinado país nos vemos envueltos en un
mare mágnum de situaciones, e incluso obligaciones heredadas, que en muchas ocasiones pretenden diferenciarnos de los demás individuos que no hacen parte de nuestro grupo directo.

los atarbanes creemos que la afinidad deriva por otros caminos, que no son necesariamente la localización, mucho menos en el mundo como ahora lo conocemos, donde la tecnología desvanece las fronteras, y nos permite conocer muchas culturas, que aunque lejanas geográficamente, tal vez son más cercanas a nuestros gustos y forma de ser.

la música no se detiene en las fronteras para mostrar el pasaporte, no necesita de ningún idioma para darse a entender, no lleva puestas banderas ni armas, no exige nada a quien la escucha, es completamente libre, y esa libertad se transmite a quien la recibe, al público, que puede estar en cualquier parte del planeta.

lo que consideramos realmente importante es la honestidad con la que está hecha la música, pues al ser tan poderosa muchas personas o corporaciones la usan para manipular a la gente, modelando gustos y cerrando las posibilidades de conocimiento, comunicación y unión que puede generar.

por eso estamos convencidos que la música, y el arte en general, debe generar preguntas y abrir espacios de entendimiento entre la humanidad, sin género, religión,raza, ni nacionalidad.

bien lo dice rodolfo mederos: la ideología debe estár presente en todo lo que hacemos.

martes, 6 de julio de 2010

tercer congreso iberoamericano de cultura en medellín



no fue difícil decidirse a pasar una semana en Medellín en el tercer congreso iberoamericano de cultura, sabíamos que rock al parque y el festival malpensante tendrían suficiente cobertura de medios, y por otra parte estaríamos mas cerca de decisiones que afectarán de manera transversal al medio musical del país en iberoamérica.

la buena organización del evento nos permitió conocer de primera mano a muchos pensadores de la cultura y la música en américa latina, gente como rodolfo mederos (argentina), iván durán (belice), juan luis mejía (colombia), bernardo kliksberg (argentina), jose luis paredes (méxico), nos permitieron ampliar el panorama mental que tenemos de nuestra labor como músicos en colombia y poder entender mejor el escenario latinoamericano, a partir de puntos de vista críticos frente a nuestra razón de ser como personas nacidas en estas tierras. cabe anotar que aunque el congreso sea iberoamericano no sentimos una participación vital de españa.

los resultados son benéficos y permiten pensar en una consolidación de las políticas culturales en los países del continente americano. esperamos que el gobierno colombiano invierta mas dinero en la cultura, pues el presupuesto que le otorga genera risa en un principio, y luego muchas ganas de llorar, más aun cuando se compara con el abultado presupuesto que destina a la guerra.

una de las grandes conclusiones a las que se llegó, es la importancia que tiene la música colombiana en el mundo, pues somos considerados potencia en esta materia, sin embargo no hemos logrado tener los resultados que esto debería conllevar, debido en buena medida a las precarias políticas de estado, la débil economía, la falta de oportunidades para las pequeñas empresas culturales, y la poca articulación entre los artistas, la industria y el gobierno, que podrían llevarnos a contemplar un mejor panorama.

esperamos poder ver el desarrollo de la industria de la música, junto a las otras industrias culturales del país, y mantener vivo el espacio de comunicación y organización que el tercer congreso iberoamericano de cultura y el primer congreso nacional de música (realizado en febrero de 2009) han logrado, pues es la única manera para llegar a acuerdos y mantener vivo el interés en el desarrollo del oficio que hemos elegido para vivir.