lunes, 19 de abril de 2010

del afán y la inmediatez

de vez en cuando vale la pena preguntarse por qué se hace parte de una banda de rocanrol, es probable que el orden de las las respuestas vaya cambiando con el tiempo, pero definitivamente el entusiasmo se mantiene incólume.

lo primero que viene a la mente es la diversión, el tradicional sexo drogas y rocanrol, que a la larga es poco cierto para las pequeñas bandas. después puede venir la idea de formar parte de algo que nos hará reconocibles por los demás, la fama universitaria, que en la mayoría de los casos desaparecerá después de algunos semestres. el dinero es otra respuesta inevitable, todos queremos vivir de lo lindo, como estrellita del cielo angelino (inserte aquí sonido pregrabado de risas a lo chavo del ocho). otros tienen la necesidad incontrolable de expresarse y comunicar algo.

la pregunta del millón es ¿en cuanto tiempo se consigue lo anhelado?. al inicio de cualquier proyecto hay mucha energía y buenas intenciones, sin embargo el camino no es igual para todos. algunos lo consiguen muy rápido, pero habitualmente desaparecen con la misma velocidad, pues generan altas expectativas que difícilmente se pueden satisfacer. otros duran mas tiempo, pero terminan cediendo a la conveniencia y olvidando la rebeldía que los vio nacer (léase los grupos que siguen asisitiendo a rock al parque y no ofrecen nuevas producciones durante lustros). son pocos, en nuestro país (colombia) quienes continúan con el empeño del comienzo, pero mejorado con la experiencia.

está claro que aquí no existen rolling stones, ni U2, ni charly, ni paralamas, ni el tri, que pueden ser algunos ejemplos evidentes a seguir. pero ellos siguen dando lata, incluso habiendo logrado el soñado sexo drogas y rocanrol, siguen grabando música, ¿porqué aquí no se da lo mismo? parece que no hay tanta pasión como se quiere creer, ni de parte de los artistas ni de parte del público.

pareciera que la cultura del atajo, de lo fácil, abrazada por los narcotraficantes, es la norma en el rocanrol colombiano, que todo lo quiere de inmediato y en cantidades insospechadas. el tesón parece no tener mayor importancia, la entrega y la mística, son simples tonterías que no ayudan para aparecer en programas de radio y televisión, como en revistas de farándula. la música queda en último plano.

hay que ser muy persistente y tenaz, incluso terco, para hacer rocanrol en cualquier parte del mundo. pero en colombia es aun mas difícil. del afán queda el cansancio, de lo inmediato el olvido.


No hay comentarios: