domingo, 21 de junio de 2009

15 años de rock al parque ¿y qué?

a inicios de la década del noventa, bogotá comenzó a valorar las agrupaciones de música que empezaban a patalear tras la primera nalgada. por desgracia no recordamos el nombre de la mujer que estaba a cargo de organizar conciertos en la sala oriol rangel del planetario de bogotá, a quien todos debemos su aporte e inteligencia con el movimiento. no sobra decir que era música y conocía de que se trataba el juego. no había rocanrol únicamente, cabía el pop, música tradicional y cualquier manifestación que fuera hecha con seriedad.

cuando antanas mockus llegó a ser alcalde por primera vez, la ciudad comenzó a tener cambios notables que fueron reconocidos por el mundo entero, entre ellos la creación de rock al parque, era la solución perfecta en el momento adecuado. las primeras versiones no fueron tan fastuosas como las actuales pero si encantadoras. recordamos la versión de 1995 en la plaza de toros, fue muy emocionante. pero eran otros días.

esas primeras versiones del festival potenciaron a los grupos del momento y ayudaron a que los nuevos tuvieran un objetivo específico, se crearon nuevos estudios de grabación, surgieron nuevas tiendas de instrumentos, aparecieron las salas de ensayo, en fin, pasamos de la artesanía al inicio de una posible industria, sin embargo antanas mockus no duraría por siempre.

el festival se mantuvo bien hasta la entrada en el juego de Luis Eduardo Garzón, quién tuvo entre sus planes terminar con el festival, afortunadamente fue disuadido de tamaña estupidez por sus asesores de gobierno, sin embargo el festival comenzó a tambalear. lógicamente aprovecharon el festival como espacio político, lo que no es malo necesariamente, pero si afectó el hecho de que sus organizadores fueran grandes desconocedores tanto del medio como de la música. se echó de menos la estupenda gestión que héctor mora había llevado a cabo en versiones anteriores.

actualmente se nos llena la boca al decir que es el festival gratuito mas grande de latinoamérica, y como buenos provincianos mostramos el diente de oro al sonreir. argentina, méxico y españa tienen festivales enormes, y no sólo uno sino varios al año. ¿acaso la industria del rocanrol colombiano puede compararse con la de estos paises? ¿nuestros artistas locales con el sello rock al parque son invitados a girar en esos festivales (aparte de los aterciopelados)? ¿ha crecido el circuito de conciertos en el país gracias al festival? y la pregunta clave ¿qué pasa cuando luego de tres días finaliza otra versión del festival? no gran cosa en nuestra opinión, esperamos al año siguiente.

no queremos ser malinterpretados, el festival es bueno, tocar en rock al parque es bueno, lo malo es nuestra corta visión del mundo, porque tenemos una estupenda plataforma para darnos a conocer al planeta y no lo hemos logrado. insistimos en preguntar cuáles son las bandas que tienen más de siete años en activo. y otra más ¿porqué el cartel es importante por los artistas extranjeros? ¿no era la idea inicial tener un espacio para las bandas locales?, parece que el apoyo del rockerísimo público colombiano a las bandas nacionales existe cuando no hay que pagar la entrada, igual que en las monarquías, cuando el rey podía asesinar al arlequín si no lo hacía reír.

rock al parque se convirtió en un escenario político, dónde los de turno traen algunos artistas para que el ¿fiel? público nacional los vea gratis, mientras ellos aprovechan para ganar algunos fans y vender algunos discos, las bandas nacionales siempre van a ser la cenicienta, y la cenicienta siempre se puede cambiar.

No hay comentarios: