sábado, 27 de junio de 2009

jacko (1958 - 2009) también era un atarbán

nuestra adolescencia también tuvo a michael jackson como un invitado habitual, vivimos el momento y todo lo que causó. la colombia de mediados de los años ochenta, era aun más provinciana que la actual, sin embargo hasta en valledupar sonaba la voz de jacko.

el vínculo emocional que se genera con la música de la adolescencia es innegable e imborrable. en la actualidad cuando oímos beat it, smooth criminal, dirty diana o black or white, nos alegramos al recordar esos momentos. llega un momento en la vida en que la música nueva ya no emociona, y es necesario regresar a esos momentos clave. cada cual con su vida.

jacko fue una leyenda viva desde que tenía 25 años, ahora, tras su muerte, es una leyenda aun mayor. aparte de los números enormes con que contaba (750 millones de discos vendidos) hay que anotar las celebridades con que trabajó. quincy jones, reponsable de thriller, es considerado uno de los tres mejores productores de la historia (george martin y phil spector son los otros dos), y los guitarristas no pueden hacer caso omiso de eddie van halen en beat it, steve stevens en dirty diana y slash en black or white, que trabajaron en sus producciones cuando ellos también estaban en la cima, así que podían negarse, pero no fue así.

elvis presley, buddy holly, janis joplin, jimi hendrix, jim morrison, john lennon, kurt cobain, fueron grandes al igual que jacko y también sufrieron las consecuencias de la fama, llevaron vidas cargadas de dinero y/o problemas, pero sin muertes encima. ¿acaso se puede comparar diomédes díaz con ellos, teniendo en cuenta que asesinó a una de sus seguidoras?. creemos que no. sin embargo los escandalos de jacko han trascendido más que el asesinato de diomédes. pero a la larga eso pasa y queda la música, y en su caso particular, el baile.¿cuántas personas en el planeta han seguido sus famosas coreografías?.

murió joven para la expectativa de vida en la actualidad, y eso nuevamente lo hace una leyenda. el mundo entero lo conoció y lo admiró, como nosotros, aunque también hay sido un atarbán.

domingo, 21 de junio de 2009

15 años de rock al parque ¿y qué?

a inicios de la década del noventa, bogotá comenzó a valorar las agrupaciones de música que empezaban a patalear tras la primera nalgada. por desgracia no recordamos el nombre de la mujer que estaba a cargo de organizar conciertos en la sala oriol rangel del planetario de bogotá, a quien todos debemos su aporte e inteligencia con el movimiento. no sobra decir que era música y conocía de que se trataba el juego. no había rocanrol únicamente, cabía el pop, música tradicional y cualquier manifestación que fuera hecha con seriedad.

cuando antanas mockus llegó a ser alcalde por primera vez, la ciudad comenzó a tener cambios notables que fueron reconocidos por el mundo entero, entre ellos la creación de rock al parque, era la solución perfecta en el momento adecuado. las primeras versiones no fueron tan fastuosas como las actuales pero si encantadoras. recordamos la versión de 1995 en la plaza de toros, fue muy emocionante. pero eran otros días.

esas primeras versiones del festival potenciaron a los grupos del momento y ayudaron a que los nuevos tuvieran un objetivo específico, se crearon nuevos estudios de grabación, surgieron nuevas tiendas de instrumentos, aparecieron las salas de ensayo, en fin, pasamos de la artesanía al inicio de una posible industria, sin embargo antanas mockus no duraría por siempre.

el festival se mantuvo bien hasta la entrada en el juego de Luis Eduardo Garzón, quién tuvo entre sus planes terminar con el festival, afortunadamente fue disuadido de tamaña estupidez por sus asesores de gobierno, sin embargo el festival comenzó a tambalear. lógicamente aprovecharon el festival como espacio político, lo que no es malo necesariamente, pero si afectó el hecho de que sus organizadores fueran grandes desconocedores tanto del medio como de la música. se echó de menos la estupenda gestión que héctor mora había llevado a cabo en versiones anteriores.

actualmente se nos llena la boca al decir que es el festival gratuito mas grande de latinoamérica, y como buenos provincianos mostramos el diente de oro al sonreir. argentina, méxico y españa tienen festivales enormes, y no sólo uno sino varios al año. ¿acaso la industria del rocanrol colombiano puede compararse con la de estos paises? ¿nuestros artistas locales con el sello rock al parque son invitados a girar en esos festivales (aparte de los aterciopelados)? ¿ha crecido el circuito de conciertos en el país gracias al festival? y la pregunta clave ¿qué pasa cuando luego de tres días finaliza otra versión del festival? no gran cosa en nuestra opinión, esperamos al año siguiente.

no queremos ser malinterpretados, el festival es bueno, tocar en rock al parque es bueno, lo malo es nuestra corta visión del mundo, porque tenemos una estupenda plataforma para darnos a conocer al planeta y no lo hemos logrado. insistimos en preguntar cuáles son las bandas que tienen más de siete años en activo. y otra más ¿porqué el cartel es importante por los artistas extranjeros? ¿no era la idea inicial tener un espacio para las bandas locales?, parece que el apoyo del rockerísimo público colombiano a las bandas nacionales existe cuando no hay que pagar la entrada, igual que en las monarquías, cuando el rey podía asesinar al arlequín si no lo hacía reír.

rock al parque se convirtió en un escenario político, dónde los de turno traen algunos artistas para que el ¿fiel? público nacional los vea gratis, mientras ellos aprovechan para ganar algunos fans y vender algunos discos, las bandas nacionales siempre van a ser la cenicienta, y la cenicienta siempre se puede cambiar.

domingo, 14 de junio de 2009

los atarbanes tenemos patas de pollo



el rocanrol californiano de los ochenta nos marcó profundamente, bandas tan detestadas hoy en día por los niños con mocos eran nuestro pan de cada día, guns n roses, poison, ratt, motley crüe, twisted sister, van halen, incluso bon jovi, hacían nuestras delicias. nos gustaba que eran alegres, bailables, divertidas. como el blues, bailaban sus desgracias, y si, también tenían una que otra balada lacrimosa que gritábamos con el corazón en la boca.

en la década de los noventa muchas de éstas bandas entraron en declive por la fuerza con que irrumpió el grunge y porque, no vamos a decirnos mentiras, el género se estaba mordiendo la cola. para los atarbanes esas bandas no han dejado de sonar a pesar de todo.

en esta primera década del siglo 21, ha pasado mucha agua bajo el puente, sin embargo estamos aburridos de no encontrar algo inspirador, sabemos que hay muy buena música en el mundo, pero las grandes casas disqueras se niegan al riesgo, y llevamos diez años escuchando lo mismo con diferente empaque, ahora el mercado se está mordiendo la cola.

chickenfoot nos lleva de regreso al momento en que la música nos emocionaba (por lo menos a los más atarbanes), aunque la propuesta no es la más novedosa, si está muy bien realizada y con tal fuerza, que la impronta de satriani, michaels, smith y haggar dará mucho de qué hablar, incluso a los niños con mocos.

por eso los atarbanes tenemos patas de pollo y nos hemos alimentado de sus calditos.

sábado, 13 de junio de 2009

los atarbanes cotidianos

es curioso y divertido ser un atarbán cotidiano, poder ir al supermercado y no estar en las portadas de las revistas de chismes que los desocupados hojean rápidamente mientras hacen la fila para pagar.

del otro lado, el no tan divertido, está el hecho de que nuestras cuentas bancarias sean tan limitadas al igual que las filas de groupies a las puertas de hoteles que no habitamos. no hay lío, pagamos con tranquilidad el precio de no ser famosos y no nos preocupa.

sin haberlo planeado, hemos llegado a ser lo que muchos rockstars quisieran volver a ser: invisibles. ese estado gaseoso nos permite vivir mejor la realidad, es diferente ver la calle desde el balcón del piso veinte de un hotel que estarla pisando. esa es la materia prima de nuestras canciones.

no tenemos fotos con presidentes, ni tenemos fundaciones de caridad para que nos rebajen impuestos. nuestra labor en la sociedad es sencillamente vivirla, no sobrevolarla como superhéroes con acento.

y seguiremos así, jugando a ser como los ángeles de Wenders, observando en silencio cómo se comporta el ser humano en sociedad y deseando que fuera mejor.

martes, 9 de junio de 2009